Basta con reducir 10% del peso corporal para disminuir las complicaciones asociadas a la diabetes